La introducción de los medios digitales en el ámbito tipográfico ha revolucionado y popularizado el uso de las tipografías o fuentes. Existe diversas clasificaciones de las tipografías, la más elemental responde a que tengan o no serifas (o serif), remates o gracias, esto es las pequeñas líneas transversales a los trazos verticales o diagonales de las letras. Una de las explicacions sobre el origen de las serifas viene de cuando los tipos eran grabados en piedra; entonces las letras eran señaladas antes de ser grabadas a golpe de cincel, las pequeñas marcas para indicar el final de la línea, que eran grabadas con el cincel perpendicular a ésta, generando los remates. Los tipos se clasifican según este criterio elemental según tengan serif o no lo tenga:

  • Con serif o romanas, como por ejemplo la omnipresente Times New Roman, o Baskerville, permiten una mayor legibilidad, son comunmente usadas para textos extensos, como periódicos y libros, en muchas ocasiones, y a tamaños reducidos no dan buen resultado sobre la pantalla. La serifa en una tipografía ayuda a la legibilidad, puesto que da al ojo la ilusión de una línea por la que se desplaza la vista al leer.
    serifa02.png
    Comparación de tipos con y sin serif


  • Sin serif, sanserfif (san serif viene del francés y significa literalmente sin serifa) o palo seco, como Arial, Helvética o Newsgothic, se emplean comúmente en titulares, pero no para textos extensos, puesto que obligan a esforzar más la vista al leer grandes bloque de texto, ya que dan la ilusión de una sucesión de palos verticales al leer. Ante la aparición de los medios electrónicos, las letras de palo seco se han convertido también en el estándar para la edición en la web y los formatos electrónicos ya que por la baja resolución de los monitores las serifas terminan distorsionando la fuente. Esto se debe a que las curvas pequeñas son muy difíciles de reproducir en los píxeles de la pantalla.

Serif_and_sans-serif_01.png
Ejemplo de tipo sin serifa


Las fuentes Verdana, Tahoma, Trebuchet y Georgia se han diseñado especialmente para verlas por pantalla. Los archivos que contienen la fuente en el PC más habituales son tipo TTF o OTF.