Los Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI) son aparatos adecuados para las necesidades más comunes de cualquier particular, SOHO, PYME o empresa. Un SAI, también llamado UPS (Uninterruptable Power Supply) es un dispositivo que permite mantener la alimentación eléctrica mediante baterías cuando falla el suministro o se produce una anomalía (por ejemplo, una sobretensión). Sirven para proteger por tanto los dispositivos que tienen conectados y mantenerlos en funcionamiento ante cortes breves del suministro eléctrico. Según su forma de funcionamiento se distinguen tres tipos de SAI ó UPS:
  • Off-line: la alimentación viene de la red eléctrica y en caso de fallo de suministro el dispositivo empieza a generar su propia alimentación. Debido a que no son activos, hay un pequeño tiempo en el que no hay suministro eléctrico. Típicamente generan una forma de onda que no es sinusoidal, por lo que no son adecuados para proteger dispositivos delicados o sensibles a la forma de onda de su alimentación. Su uso más común es en la protección de dispositivos domésticos como ordenadores, monitores, televisores, etc.
  • In-line: también conocido como de "línea interactiva". Es similar al off-line, pero dispone de filtros activos que estabilizan la tensión de entrada. Sólo en caso de fallo de tensión o anomalía grave empiezan a generar su propia alimentación. Al igual que los SAI de tipo off-line tienen un pequeño tiempo de conmutación en el que no hay suministro eléctrico. Típicamente generan una forma de onda pseudo-sinusoidal o sinusoidal de mayor calidad que los SAI off-line. Su uso más común es en la protección de dispositivos en pequeños comercios o empresas, tales como ordenadores, monitores, servidores, cámaras de seguridad y videograbadores, etc.
  • On-line: el más sofisticado de todos. El dispositivo genera una alimentación limpia con una onda sinusoidal perfecta en todo momento a partir de sus baterías. Para evitar que se descarguen las carga al mismo tiempo que genera la alimentación. Por tanto, en caso de fallo o anomalía en el suministro los dispositivos protegidos no se ven afectados en ningún momento porque no hay un tiempo de conmutación. Su principal inconveniente es que las baterías están constantemente trabajando, por lo que deben sustituirse con más frecuencia. Su uso más común es en la protección de dispositivos delicados o de mucho valor en empresas, tales como servidores, electrónica de red, ordenadores de monitorización, videograbadores y cámaras de seguridad, etc.
Otras características habituales de un SAI ó UPS:
  • La mayoría de los SAI tienen dos conectores RJ11 para proteger los equipos conectados a una línea telefónica, en caso de que la línea reciba una sobretensión. En uno se conecta la línea de entrada y al otro se conectan los dispositivos a proteger. A veces se proporciona un conector RJ45, que es compatible con el RJ11 y permite proteger líneas de datos también.
  • Del mismo modo, la mayoría de los SAI tienen una salida RS-232 y/o USB para conectarlos a un ordenador. Mediante el software adecuado, el ordenador es capaz de conocer el estado del SAI y de auto apagarse en caso de que tras un fallo de suministro prolongado, el ordenador vaya a quedarse sin alimentación. Esto es adecuado si cada ordenador se protege con un SAI, pero insuficiente si un SAI protege varios ordenadores al mismo tiempo.
  • Algunos de nuestros SAI permiten la conexión de una tarjeta de red que permite extender la función anterior a los ordenadores de toda una red. De este modo, si un SAI protege varios ordenadores, todos ellos pueden conocer su estado y apagarse ordenadamente antes de quedarse sin suministro eléctrico. Esto es especialmente importante en servidores empresariales donde un fallo.
  • Los Grupos Electrógenos complementan las funciones de los SAI, pues intervienen en un tiempo relativamente corto, de 5 a 10 segundos, y sustituye a la red, propiciando que el SAI no se descargue quedando este como filtro de la calidad del fluido eléctrico. Una vez repuesta la red el Grupo se desconecta y en el intervalo de entrada de la misma, y gracias al SAI, las cargas conectadas a él no sufren por falta de tensión de tensión.
  • Los SAI, junto con los Grupos Electrógenos son hoy en día los principales elementos en que se apoyan todos los ambientes en que se trabaja con cargas críticas, Hospitales, Servicios de Emergencias, Procesos de producción delicados, Centros de Cálculo de Bancos, Laboratorios etc.