CAPCHA son esas letras y números, normalmente distorsionados, que el usuario ha de identificar en un formulario para poder enviarlo, el objeto de los mismos es distinguir a los humanos de los bots (programas informáticos robots que realizan tareas automatizadas el la web), para elviar el correo spam u otros abusos. El término CAPCHA es acrónimo de “Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart” y es marca registrada propiedad de la Carnagie Mellon University. Los primeros CAPTCHA fueron generados por programas que distorsionaban las imágenes, pero actualmente estos están siendo superados por las aplicaciones de reconocimiento de caracteres (OCR); así cada vez se hicieron más complejos añadiendo líneas y tramas de fondo.

captcha.jpg
Ejemplos de CAPCHA


La evolución del CAPCHA ha dado el reCAPCHA, que emplean ideas de recontra-ingeniería-inversa (su lema es bastante explicativo en este sentido: stop span, read books); la idea es la misma que en los CAPCHAs, pero en lugar de distorsionar letras o expresiones, presentan al usuario para su identificación un par de palabras extraídas de libros antiguos, que las aplicaciones de reconocimiento de escritura impresa (OCR) no han sido capaces de identificar y a las que adicionalmente se les añade distorsión. De este modo, a la vez que demostramos que somos humanos, colaboramos a la digitalización de libros antiguos y a preservar el acervo cultural de la humanidad. Según se indica, cada día se completan 60 millones de CAPCHAS en todo el mundo, de este modo, de la computación distribuída, con los reCAPCHAS se ha pasado a la computación distribuída humana.

recaptcha-example.gif
reCAPCHA


Además reCAPTCHA es gratuito y puedes implementarse en blogs (hay disponible un plugin para ello), y dispone de una opción sonora para personas con deficiencia visual.

Más:
http://recaptcha.net/